viernes, 18 de marzo de 2016

Rábanos: vida en el huerto


El rábano no necesita grandes cuidados, se puede cultivar todo el año y solo tarda aproximadamente un mes desde la siembra a la recolecta.


Pertenecen a la familia de las crucíferas, igual que las coles y los berros. Existen muchas variedades, que se distinguen por su forma y el color de la piel.

Son ricos en vitamina C y compuesto de azufre, lo que lo convierten en un buen antioxidante y nos ayuda a mantenernos jóvenes y saludables. Además de sus beneficios para la salud son un condimento ideal para todo tipo de platos.


Los rábanos son un producto habitual en la cocina china y, por extensión, de buena parte de Oriente. Los de pequeño y mediano tamaño son los más preciados. El verdor de sus hojas es el mejor indicador de su frescura.



Llegaron a Europa promovidos por la afición que los romanos le profesaban. En Bitte la compartimos y practicamos.






No hay comentarios:

Publicar un comentario