viernes, 10 de marzo de 2017

Zurich: inspiradora y purificante



Como ya sabéis Bitte tiene alma suiza, mantenemos una relación especial con ella y nuestras escapadas a Zurich siempre resultan inspiradoras y purificantes. Pero ¿qué tiene de especial esta pequeña ciudad en el corazón de Europa?



Galardonada con el título a ciudad con la mejor calidad de vida en el mundo, Zürich, situada en la llanura central de Suiza y abrigada por los Alpes,  ofrece además una intensa vida cultural. Pasear por su compacto casco antiguo, repleto de históricas casas y pintorescos balcones donde lucen ondeantes y orgullosas las banderas, resulta de lo más pintoresco y agradable. 



Aparte del casco antiguo, son de obligada visita la iglesia de Grossmünster, del siglo XII, la Ópera de Zürich, la galería de arte Kunsthaus, una de las más famosas de la ciudad y el Museo Nacional Suizo. Para disfrutar de unas buenas vistas os podéis dirigir a Ütliberg, el punto más alto de la ciudad, desde donde también se divisa el lago Zürich, un lugar perfecto para pasar el día en contacto con la naturaleza. 



Otra opción muy recomendable es zambullirse en el agua caliente de la infinity pool del Thermabald Spa y contemplar desde allí las vistas panorámicas de la ciudad.






Otro de los atractivos de la zona son sus fantásticos lagos, en especial el Zürichsee, alrededor del cual gira gran parte de la vida de los residentes en Zürich, sobre todo con la llegada del buen tiempo. Desde baños en verano a picnics en primavera, siempre es recomendable pasear (a pie o en bici) alrededor de Zürichsee, o, si se dispone de más tiempo explorar el resto de lagos cercanos.






Dada su situación geográfica, en Suiza conviven tres culturas culinarias distintas: la francesa, la alemana y la italiana.  Por ello no es de extrañar que siendo un país tan pequeño las costumbres se entremezclen entre sí y se acaben fusionando.




Lo mejor de su cocina son sin lugar a dudas sus excelentes productos frescos:la fruta, la carne,la leche, los quesos, el chocolate o los vinos.  Raclette, Fondue o Röschti son platos muy típicos y recomendables que saben fenomenal mientras se van contemplando los  paisajes de lagos, ríos y montañas.  





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada