jueves, 26 de mayo de 2016

Islas Canarias



¿Con ganas de playa y buenas temperaturas? Hoy os proponemos un recorrido por las islas afortunadas, un destino lleno de contrastes recomendable en cualquier época del año.  Este conjunto de siete islas se divide en dos provincias: Santa Cruz de Tenerife (en la que se incluyen el Hierro, la Palma, la Gomera y  Tenerife) y Las Palmas (formada por Fuerteventura, Gran Canaria y Lanzarote). Aunque cercanas, las Canarias son muy diferentes entre ellas. Siempre interesantes y misteriosas, están repletas no sólo de playas, sino de montañas, bosques, volcanes, puertos naturales, acantilados y selvas. Su único inconveniente radica en la falta de comunicación entre islas, ya que es necesario pasar por Gran Canaria o Tenerife para volar o coger un ferry a las demás islas.


Por lo que respecta a su gastronomía, cabe destacar el famoso plátano de Canarias, de tamaño medio, con la piel fina y amarilla y de dulce sabor. Llegó a las islas desde Guinea Ecuatorial de la mano de los portugueses. Para su óptimo crecimiento, el plátano canario necesita una temperatura de 25 grados, que la altitud del cultivo no supere los 300 metros, mucha luz y suelos porosos. Estas condiciones se dan en todas las islas excepto en Fuerteventura y Lanzarote donde no encontraremos plataneras. La patata es también muy importante en las islas; existe una gran variedad y se sirven generalmente hervidas con piel acompañadas de los mojos (papas arrugadas).


Los mojos se pueden clasificar en dos grandes familias: los verdes y los rojos (pueden ser bastante picantes). Y no nos olvidemos del queso, un producto básico en la gastronomía de la isla, especialmente el de cabra. Tres de ellos cuentan con la denominación de origen queso majorero.

GRAN CANARIA



Podríamos decir muchas cosas de Gran Canaria. 
Podríamos hablar de sus cuevas, del puerto de Mogán, de la playa de Amadores, del barrio de Vegueta, del barranco de Guayadeque.... pero lo que realmente nos quita el aliento son las dunas de Maspalomas. Allí es donde se puede disfrutar de más horas de sol dentro de la Unión Europea. Con el cielo siempre despejado, las dunas de Maspalomas resultan un paisaje único en la isla. Y no os vayáis sin probar el dulce típico de Tejeda, bienmesabe, hecho a base de huevos, azúcar, almendras y limón rallado.




TENERIFE




La mayor atracción de Tenerife es, por supuesto, el volcán del Teide y su parque natural. Recomendamos subir al pico más alto de España (¡3718 metros!) con el teleférico y pasar el día en la zona. Eso sí, ¡recordad ir bien abrigados!



Aparte de la visita al Teide, un plan perfecto puede ser contemplar la puesta de sol mientras sientes el aire fresco del mar desde el volcán de Montaña Roja, situado al sur de la isla. 


Tras disfrutar de un día de playa en Tenerife, una opción podría ser dirigirse al norte de la isla y callejear por La Laguna, respirar su aire universitario y quedarse a cenar por la zona. Dejad un hueco para el postre típico: el frangollo, hecho a base de leche, harina de maíz, limón, huevos, azúcar, mantequilla, pasas, almendras y canela.
Las temperaturas en esta parte de la isla son ligeramente inferiores.

LANZAROTE



Lanzarote es la isla pintoresca y romántica por excelencia: las armónicas casitas blancas que contrastan con los áridos volcanes harán las delicias de los aficionados a la fotografía. Y no nos olvidemos del Parque Nacional del Timanfaya o de las geniales obras de César Manrique, como son los jameos del agua o el jardín de cactus. 




LA PALMA


La Palma es la isla más volcánica y boscosa. Húmeda y verde, también resulta la más vertical y abrupta, con cumbres que alcanzan los 2500 metros. Ideal para excursionistas y aventureros, sus múltiples rutas a través de cascadas y bosques no te dejarán indiferente.



La cascada de colores es una de las excursiones imprescindibles para los más atrevidos. Para alojamientos singulares, el hotel La Hacienda, dentro de una plantación de plátanos, es muy recomendable.




LA GOMERA

Las coloreadas casitas de San Sebastián, colgadas en un acantilado, saludan al viajero en su entrada a la isla desde el ferry. Todos sus caminos conducen al parque nacional de Garajonay, que, al igual que el resto de la isla, transmite paz y tranquilidad. Es importante no subestimar el escaso tamaño de la isla, las distancias pueden resultar más largas de lo esperado debido a su condición de parque natural y su falta de carreteras costeras. 



Tanto la Gomera como el Hierro y la Palma son ideales para snorkel, submarinismo y pequeñas excursiones a la búsqueda de animales marinos (tortugas, delfines, ballenas).






EL HIERRO


El Hierro es la isla más meridional y occidental. Pequeña y solitaria, cuenta con una de las reservas marinas más importantes de España. También son dignos de mencionar sus espectaculares bosques y sus pintorescos paisajes volcánicos. 





FUERTEVENTURA

La árida Fuerteventura, con sus 150km de litoral apto para el baño, cuenta con estupendas playas muy cercanas a la costas africanas. Se podría decir que son de las mejores playas del archipiélago, y su único inconveniente es el fuerte viento que la azota. Inconveniente que resulta el mejor aliado para los surferos que acuden todos los años a la isla. Los mejores meses para visitarla son septiembre y octubre. 


En Fuerteventura además de disfrutar de sus playas se pueden visitar maravillosas queserías que elaboran el queso de cabra y oveja de modo completamente artesanal, realizado con leche de la raza majorera, raza autóctona de la isla que fue declarada por la Unesco Reserva de la Biosfera en el año 2009.


Como podéis comprobar, la cabra es la estrella del reino animal en     Fuerteventura y, según pudimos averiguar en el Museo Arqueológico de Betancuria, cuya visita recomendamos, es también la responsable de la desertización de la isla. Siglos y siglos de pastoreo llevaron a la isla a su estado actual. Un paisaje, sin embargo, dotado de cierta poética. Aunque se desconoce si estuvo en la alimentación de los primeros pobladores de Fuerteventura, como tampoco se tiene certeza de si ya la habitaban cuando los romanos y los fenicios llegaron a sus costas, el queso de cabra es hoy uno de los alimentos imprescindibles de la dieta local y es recurrente encontrarlo bajo distintas presentaciones en los restaurantes de la isla y en los supermercados. Tan importante es el queso en Fuertenventura que tiene incluso museo propio. Está en el municipio de Antigua y merece la pena visitarlo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario